• Arca Análisis Económico

¿A dónde van las tasas de interés en EE.UU.?


Resumen


Desde el pasado mes de septiembre de 2019 la FED ha ejecutado un programa de compra de treasury bills, por el orden de 60 millardos de dólares mensuales, a través de repos, con el propósito de darle liquidez a los mercados de financiamiento de muy corto plazo, al que acuden bancos y grandes inversionistas institucionales.


La principal curiosidad de los formadores de opinión de los mercados financieros es qué papel juegan estas compras en el mediano plazo. Por ahora se espera que se mantengan hasta el segundo semestre de 2020, pero la duración de este programa está muy condicionada a la respuesta de una pregunta muy difícil: ¿cuál es el nivel de reservas que debería mantener la banca estadounidense para responder a los picos de demandas de liquidez, propios de los cierres de mes o en la temporada de pago de impuestos corporativos?

Uno de los grandes retos de la Reserva Federal (FED) de EE.UU. es poder transmitir de la manera más inocua posible la intención que está detrás de su intervención en los mercados financieros.


Desde el pasado mes de septiembre de 2019 la FED ha ejecutado un programa de compra de treasury bills, por el orden de 60 millardos de dólares mensuales, a través de repos, con el propósito de darle liquidez a los mercados de financiamiento de muy corto plazo, al que acuden bancos y grandes inversionistas institucionales.


Los funcionarios de la FED insisten que estas operaciones no deben confundirse con una reactivación del Quantitative Easing (QE), donde se compran treasuries de largo vencimiento para tratar de reducir los rendimientos de los títulos a largo plazo y estimular las inversiones en la economía real.


Algunos analistas de los mercados financieros consideran esta distinción irrelevante, pues sea o no a través de un QE, la inyección de liquidez ha empujado al alza los precios de las acciones y los bonos en EE.UU. La tendencia alcista del mercado bursátil podría mantenerse sí las operaciones de inyección de liquidez pueden mantenerse por tiempo indefinido.


No es de extrañar entonces que la principal curiosidad de los formadores de opinión de los mercados financieros sea el papel que juegan estas compras en el mediano plazo.

Por ahora se espera que se mantengan hasta el segundo semestre de 2020, pero la duración de este programa está muy condicionada a la respuesta de una pregunta muy difícil: ¿cuál es el nivel de reservas que debería mantener la banca estadounidense para responder a los picos de demandas de liquidez, propios de los cierres de mes o en la temporada de pago de impuestos corporativos?


Los requerimientos de liquidez bancaria son fijados por las dinámicas transaccionales de muy corto plazo, y dichas dinámicas cambiaron de manera significativa luego de la Gran Crisis Financiera de 2009. Los bancos centrales de los países desarrollados, y la FED no es la excepción, tienen una baja tolerancia a las fluctuaciones de los mercados, que refleja grandes dudas en cómo implantar políticas monetarias en un mundo post crisis.


Además del mecanismo de la compra de treasuries vía repos, la FED tiene una herramienta adicional para afectar la liquidez de corto plazo y es el mover a conveniencia la tasa de interés que paga a los bancos por las reservas excedentarias que colocan en esta institución o IOER por sus siglas en inglés (Interest On Excess Reserves). El FOMC, el comité de las operaciones de mercado abierto de la FED, subió dicha tasa cinco puntos básicos, de 1,55% a 1,60%, el pasado miércoles 29 de enero de 2020.


Con la subida de la tasa IOER, la FED espera crear las condiciones para la que la tasa de redescuento se vaya desplazando con el paso del tiempo del rango de 1,5% -1,75% a niveles superiores. No olvidemos que lo peor que le puede pasar a un banco central es que se tenga que enfrentar a una fuerte recesión, en un contexto de bajas tasas de interés, que reduzca su margen de maniobra.


En enero de cada año la FED publica versiones revisadas de sus estrategias y metas de largo plazo. Adicionalmente, rota a cuatro de los miembros del FOMC.


Este año la FED decidió diferir por unas semanas la publicación de estas piezas estratégicas, y nombrar entre los nuevos miembros del comité a dos individuos que favorecen fuertemente la subida de las tasas de fondos federales, los economistas Loretta Mester de la FED de Cleveland y Patrick Harker de la de Filadelfia; un moderado; Robert Kaplan de la FED de Dallas y Neel Kashkari de la FED de Minneapolis fuerte defensor de un nivel de tasas bajas. ¿Dan estos cambios alguna pista de hacia dónde irán las tasas de interés en los EE.UU. en los próximos años?

0 vistas

"La información, comentarios y análisis de nuestros especialistas tiene un carácter meramente informativo y no constituyen un análisis exhaustivo de las aspectos tratados. La información suministrada no puede ser considerada como una asesoría financiera o de inversión”

© Arca Análisis Económico