• Arca Análisis Económico

El portafolio universal: la nueva quimera


Si bien la propuesta de un portafolio de inversión único para todo tipo de inversionista va en contra de la idea de que los objetivos de inversión no son universales y en consecuencia tampoco lo son los portafolios que se construyen para lograrlos; no deja de ser cierto que hay algunas estrategias de inversión que podrían funcionar muy bien para un grupo muy amplio de actores, y es para ellos que se busca construir un “portafolio universal” que refleje mejor las distintas opciones de inversión existentes aunque no disponibles para todos los segmentos de inversionistas.

Si bien la propuesta de un portafolio de inversión único para todo tipo de inversionista va en contra de la idea de que los objetivos de inversión no son universales y en consecuencia tampoco lo son los portafolios que se construyen para lograrlos; no deja de ser cierto que hay algunas estrategias de inversión que podrían funcionar muy bien para un grupo muy amplio de actores, entre los que se cuentan, por ejemplo, quienes están ahorrando para el retiro.


Fondos Indizados al S&P 500, o la famosa cartera compuesta por un 60 por ciento en acciones y un 40 por ciento en bonos, son ejemplo de esos portafolios estandarizados que se usan no sólo para ver la evolución de los mercados financieros, sino también en muchos casos para comercializar productos financieros que cubren las necesidades de una gran masa de inversionistas.


Durante mucho tiempo carteras que combinaban acciones y bonos cumplían razonablemente con los requerimientos de quienes buscaban un portafolio razonablemente diversificado, fácil de construir y con bajos costos de manejo.


Las realidades de los mercados financieros internacionales han cambiado y ahora nos encontramos con bajas tasas de interés y expectativas de mediocres rendimientos bursátiles en el mundo desarrollado para la próxima década; razón por la cual los gerentes de portafolios institucionales han comenzado a buscar retornos adicionales dentro de familias de activos, que hasta ahora les habían sido vedadas. Nos referimos a inversiones en materias primas, empresas que no cotizan en bolsa, emisiones privadas de deuda, y hasta en nuevos desarrollos tecnológicos conocidos como empresas unicornios.


Como siempre la implantación de una nueva estrategia de inversión que aspira a satisfacer las necesidades de un universo amplio de inversionistas debe cumplir al menos tres requisitos: fácil de ejecutar, económica en su manejo y sencilla de entender.


En la búsqueda de este nuevo “portafolio universal”, que incluye activos no convencionales, trabaja Peter Shepard Analista Jefe de Desarrollo de Productos de MSCI Inc., conocido anteriormente como Morgan Stanley Capital International.


Este nuevo portafolio debe no sólo incorporar nuevas familias de activos sino también responder a las preguntas clásicas que se formulan en la construcción de toda cartera de inversión, y son: ¿Qué peso dar a las diferentes familias de activos? ¿Cómo representar adecuadamente las diferentes zonas geográficas? ¿Qué tipo de vehículos de inversión utilizar para incorporar activos menos líquidos? ¿Cómo tratar el riesgo cambiario?, etc.


La idea de este portafolio universal es ahorrarle a los gerentes institucionales el tomar decisiones para las cuales no siempre tienen un soporte adecuado, como puede ser el escoger el tipo y proporción de familias de activos a incluir en un vehículo de inversión de esta naturaleza.


Aunque la aspiración es tener a disposición de los inversionistas ese llamado portafolio universal, el Sr. Shepard piensa que en los próximos meses habrá que conformarse con una solución intermedia, es decir, no uno sino, una serie de productos que capturarán algunos segmentos o rasgos de este portafolio ideal.


Por lo que de nuevo volveremos al punto cero aunque en una posición mejorada, donde a falta de un portafolio universal tendremos mezclas de distintos vehículos de inversión que capturarán un poco mejor que en la actualidad las necesidades de los distintos tipos de clientes. Como siempre, la combinación de los diferentes tipos de vehículos de inversión será única para cada cliente, y es allí donde los beneficiarios y sus asesores tendrán que ponerse de acuerdo para tomar la decisión final.

2 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo