• Arca Análisis Económico

La FED y las tasas negativas


Existen tres impedimentos a la implantación de un régimen de tasas de interés negativas en EE.UU.: vacíos legales que impiden a la FED pagar tasas negativas a los depósitos bancarios; el rol de los money market funds en el manejos de la liquidez del sistema financiero estadounidense y las experiencia negativas de los bancos centrales de los países desarrollados con ese nivel de tasas.

En días recientes Gavyn Davies, ex banquero de inversión (Goldman Sachs) y miembro del partido laborista inglés, escribió un excelente artículo donde analiza los impedimentos a la implantación de un régimen de tasas de interés negativas en EE.UU. A continuación un resumen del mismo.


Existen tres impedimentos a la implantación de un régimen de tasas de interés negativas en EE.UU.: vacíos legales que impiden a la FED pagar tasas negativas a los depósitos bancarios; el rol de los money market funds en el manejos de la liquidez del sistema financiero estadounidense y las experiencia negativas de los bancos centrales de los países desarrollados con ese nivel de tasas.


Existen serias dudas si la Reserva Federal (FED) puede implantar un esquema de tasas de interés negativas. La ley vigente desde el 2006, que permite a esta institución pagar por los depósitos que capta de la banca, crea la duda de si pagar una tasa de interés negativa, deja de ser un pago y se transforma en una comisión.


Aunque la FED podría pedir al Congreso de los EE.UU. modificar la ley para permitir dicho cobro, algunos especialistas consideran que las aspiraciones del congreso estadounidense de tener una mayor injerencia en las actuaciones de este banco central, le inhibe de tomar acciones que estimulen esta conducta injerencista del congreso.


Los money market funds, son receptores de excedentes temporales de liquidez de las corporaciones estadounidenses; se parecen en su funcionamiento a una cuenta corrientes remunerada, por lo que no puede perderse dinero en los depósitos colocados en este vehículo de inversión.


En la actualidad estos fondos mantienen balances del orden de cuatro billones de dólares, y la gran preocupación de la FED es que los mercados financieros no puedan procesar con claridad eventuales retornos negativos que podrían tener los money market funds en momentos de alta incertidumbre como los causados por la crisis del Covid-19.


El tercer y mayor impedimento viene dado por el resultado de las experiencias de los bancos centrales de Japón y Europa con el régimen de tasas negativas. No hay evidencia que las tasas negativas reactiven la inversión y del consumo, es posible que por debajo de ciertos niveles dichas tasas se transformen en un peso muerto para las economías nacionales.


Las tasas negativas pueden interpretarse como impuesto de los bancos centrales a la banca comercial al recibir sus depósitos. Los bancos comerciales podrían a su vez reaccionar disminuyendo la oferta de crédito. Sin embargo, es necesario recabar más evidencia sobre el comportamiento de la banca en este contexto, para verificar o descartar la existencia de esta contracción de la oferta crediticia.


¿Llegarán las tasas negativas a EE.UU.? Solo sí el Gobierno Federal no logra articular el paquete de medidas fiscales requerido para reactivar la economía. Lo lamentable, es que la FED podría involucrarse en una compleja reforma institucional, para imponer un régimen de tasas que no logra sus cometidos.

0 vistas

"La información, comentarios y análisis de nuestros especialistas tiene un carácter meramente informativo y no constituyen un análisis exhaustivo de las aspectos tratados. La información suministrada no puede ser considerada como una asesoría financiera o de inversión”

© Arca Análisis Económico